¿Crees que estás hecho para hacer sillas de visita? Realice este cuestionario

image

¿Cómo elegir las mejores sillas de oficina?, ¿Cuál es la silla de oficina más cómoda del mundo?, Vamos a tratar de ayudarte un poco...

Cómo escoger las mejores sillas de oficina

Distintos estudios estiman que, para 2020, el 66% de las oficinas proporcionarán espacios de trabajo que ofrezcan a los usuarios flexibilidad para hacer distintos tipos de tareas y escoger dónde desempeñarlas. Es por eso que la elección de una silla de oficina es clave para mejorar nuestra productividad en el trabajo y, al mismo tiempo, tener en cuenta factores relacionados con nuestra salud y, por qué no, nuestro confort.

La silla de oficina es una clave básica para mejorar la productividad en el trabajo. Es igual de significativo elegir la mejor silla de oficina que escoger un buen colchón si pensamos en nuestro descanso. Y es que el periodo que pasamos sentados en la silla de la oficina (8-10 horas al día) suele ser por encima al que pasamos durmiendo (5-8 horas al día).

¿Qué monto tiene una cama normal, con un colchón tradicional, con unas sábanas normales (dos juegos), un cabecero normal...? Es cierto que la inversión inicial se rentabiliza a largo plazo, pero notaremos resultados desde el primer minuto.

Por todos estos motivos es tan significativo dedicarle cierto tiempo a la búsqueda, prueba y comparación de modelos. Pensar en la ergonomía es fundamental hasta el punto de que lo estético y el factor precio deberían pasar a un segundo plano en todo este proceso mental.

Con una buena silla de oficina, nuestra productividad en el trabajo se verá incrementada si sabemos elegir bien. Para acertar debemos tener primero un diálogo interno y...

-Comprender la importancia de tener una silla ergonómica.

-Conocer la postura en la que somos mucho más productivos (unos trabajamos inclinados, otros metidos en la mesa, otros muy rectos... ).

-Preocuparnos por la salud de nuestra espalda y cuello.

-Prestar atención a cada uno de los detalles de la silla cuando la vayamos a probar.

Teniendo en consideracion estos puntos estaremos más cerca de escoger la mejor silla de oficina. O al menos la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

¿Qué hace que una silla de oficina sea buena?

No existe la silla de oficina perfecta para todos los seres humanos. Es seguro que la opinión generalizada tiende a sostener que el modelo Aeron de Herman Miller es el mejor del mercado.

Sin embargo, es osado adquirir una silla de oficina sin haberla probado primeramente guiándonos únicamente por las opiniones ajenas. Por experiencia propia, te advertimos que lo que en la foto puede agradar mucho, luego, en la realidad, puede que no sea tan bonito; que no se adapte adecuadamente a tu cuerpo; que haga ruido al moverte, que el respaldo no se fije del todo...

Al probar la silla, estos son los aspectos a valorar. Cada individuo concederá más o menos trascendencia a cada uno de ellos dando así con “su silla perfecta":

Facilidades de ajuste

Que las palancas y manivelas para ajustar la altura de la silla, los brazos, el respaldo o la basculación sean accesibles y sencillas de manejar una vez que estemos sentados. En cuanto nos vamos de la oficina lo normal es bajar la silla para que entre bien en la mesa y quede todo ordenado. Por lo tanto a diario regularemos la altura cada mañana... Hay sillas que pesan tan poco que al subir la palanca subes la silla entera. Te tienes que sentar con fuerza para que note tu presencia y luego levantarte...

Convendría ser frecuente que durante el día modifiques los ajustes de tu silla para lograr que tu trabajo se desarrolle extraordinario.

Basculación

Tanto si una persona la considera necesaria como si no, valorar la basculación es primordialimportante, vital para elegir la mejor silla de oficina. Para aquellos que la necesiten van a ser determinantes aspectos como que el movimiento acompañe de forma equilibrada al peso del cuerpo o que la silla bascule sólo en el respaldo para mantener los brazos en posición horizontal. Si los brazos se mueven con la basculación significa que deberás quitar la silla para poder inclinarte porque si lo haces dentro de la mesa, los brazos chocarán y puedes dañar el mobiliario de la oficina (además de ser bastante molesto).

Igualmente es importante que nos fijemos en si la inclinación se puede fijar. A veces la basculación es únicamente para tener vaivén mientras trabajamos, leemos o pensamos... pero si quieres quedarte fijo con cierta pendiente no todas las sillas ofrecen esta posibilidad.

Reposacabeza

Este componente suele ser un accesorio extra que la mayor parte de las empresas vende por separado (50€ aprox. ). Por eso es trascendental valorar si será realmente necesario. Lo será para aquellos que busquen una silla basculante, para que la postura final no acabe perjudicando a cuello y espalda. No lo será tanto para aquellos que busquen una postura más enfocada a conservar un ángulo de 90º con todo el protagonismo dedicado al apoyo lumbar. A las mujeres con pelo largo no les suele gustar este accesorio porque cuando tienen el pelo recogido es muy incómodo.

Refuerzo lumbar

Una buena parte de las sillas de oficina ergonómicas incluye refuerzo lumbar para contribuir a suministrar una postura de 90º. Algunos de esos refuerzos son ajustables de forma que se puede regular la presión que ejercen sobre esta zona del cuerpo. Valorar la comodidad del apoyo lumbar es demasiado importante. Hay personas a las que al cabo de unas horas les puede llegar inclusive a molestar. Entonces se suele recurrir a todo tipo de cojines y refuerzos que no hacen sino “contaminar” la esencia inicial de la silla.

Apoyo para los brazos

Al igual que el apoyo para la cabeza, el apoyo para los brazos es un aditamento de la silla que en muchos modelos se comercializa de forma independiente.

En este punto es importante valorar la comodidad del material del que estén fabricados, la facilidad para ajustar su altura y las opciones de movilidad. Por ejemplo, hay apoyos para los brazos que no sólo se mueven de forma vertical, sino que además pivotan lateralmente. También tendremos que tener en cuenta el mecanismo que emplean para realizar esta regulación. Hay sillas en las que para cambiar la altura de los brazos tienes que llamar a un ingeniero de la NASA y otras en cambio poseen botones muy cómodos que motivan el uso.

Por otro lado otro detalle es la fijación. Ciertos apoyos se quedan con cierta holgura y eso no está bien. Tus brazos lo notan y tus hombros ejercen una presión innecesaria. Tienes que permanecer relajado. Y, de vez en cuando, hacerte consciente de tu postura y liberar la tensión de tus tendones. (Probablemente ahora estás pensando que nos hemos vuelto locos en Reason Why, pero prúebalo y ya verás como tenemos razón).

Profundidad y ancho del asiento

Tenemos que ser consciente de las medidas corporales de cada uno a la hora de escoger una silla de oficina. Así evitaremos que nos resulte grande o pequeña. Por otro lado es importante prestar atención a la profundidad del asiento para que éste no nos provoque molestias innecesarias en los muslos o las rodillas al cabo de unas horas. Algunas sillas son escurridizas para ciertas personas y en cambio para otras resultan perfectas. El tamaño de nuestro "trasero" (en 3D) es esencial para tomar una correcta decisión. Un punto muy top es que algunas sillas ofrecen la opción de ajustar la profundidad del asiento. Esto también es muy importante porque si el asiento toca con nuestras rodillas (por detrás) estará teniendo un impacto negativo en nuestra circulación. Y, por el contrario, si nos libera demasiado la pierna estaremos ejerciendo una tensión excesiva en la columna para sujetar nuestra postura.

Giro en las ruedas

Otro mundo...

Tenemos sillas que solamente se mueven con el peso del cuerpo (quedan estáticas cuando nos levantamos); hay sillas con ruedas de goma pensadas para suelos delicados; incluso hay ruedas duras para suelos con moqueta...

Tanto si se busca un desliz suave como si lo que se desea es un anclaje más estático, valorar el giro de las ruedas es importante para sentirse cómodo en la silla. Debes pensar en el suelo a la hora de elegir las ruedas. Es decir, en el momento de la compra debes pensar en el suelo más que en la rueda. Pero las sillas suelen venir con un tipo de ruedas y tú deberás comprar las ruedas que necesites en caso de que sean diferentes a las de serie

Por nuestra parte, recomendamos colocar un par de ruedas con freno de pie para que al trabajar estés quieto y tu silla no baile. Sin darte cuenta puede pasar un día entero con los talones apoyados intentando de no moverte de "tu postura"...

Tejido de sillas de oficina

Quizá sea el punto clave más estético de todos. Hay telas que se deterioran con el roce de la ropa, otras que son más fáciles de limpiar… El propósito está en no dejarse llevar por el color o la textura de un tejido determinado y pensar en factores más prácticos como, por ejemplo, si es transpirable o no de cara al verano.

Las sillas negras se ensucian menos y además son mucho más vendibles si después quieres hacer una renovación.

Ejemplares de sillas de oficina

Las sillas de oficina que mejor se comportan en estos puntos clave son las siguientes:

Aeron. Koff.

Diseñada por Bill Stumpf y Don Chadwick para Herman Miller, ése sistema lanzado originalmente en 1994, ha sido actualizado para agregar mejoras tecnológicas y ergonómicas que permitan desarrollar un respaldar acertado a las distintas posturas que adoptan sus usuarios a lo largo del día de trabajo.

Chadwick ha colaborado en la innovación de este diseño que, si bien ha mantenido su forma icónica, ha sumado una nueva malla a cuatro zonas en el respaldo y cuatro en el asiento, que propocionan tensión variable donde más se requiere, y quita presión de otras. También, la malla resuelve la almacenamiento de calor, ayuda a mantener la temperatura incesante y eliminar la humedad, otorgando mayor confort. Por otra parte, su mecanismo de soporte PostureFit SL, dispone almohadillas ajustables e individuales que estabilizan el sacro y respaldan la región lumbar de la columna vertebral, de modo que la silla se mueve naturalmente con el cuerpo de la persona, a medida que pasa de posturas erguidas a reclinadas.

Cosm. Koff.

El Studio 7. 5 ha trabajado muchos años en el diseño de esta silla con el propósito de proporcionar aguante y desplazamiento equilibrado de manera fugaz y automática, según el cuerpo y la postura que se adopte.

Pensada para la reunión de la mañana, el brainstorming de la tarde y los distintos momentos de la jornada laboral, el último diseño realizado para Herman Miller por el estudio con sede en Berlín, ha sido pensado como una pieza única, en que la inclinación Harmonic automática, la suspensión Intercept y el marco flexible trabajan juntos para ofrecer sensación de ligereza al usuario.

Embody. Koff.

“El diseño es el tejido conectivo entre la gente y el universo”, han expresado Bill Stumpf y Jeff Weber, creadores de esta silla que ha sido el resultado de una cuidadosa investigación de la que han participado más de 20 médicos y profesionales, con el propósito de solucionar el problema de la falta de armonía en la interacción entre personas y tecnología.

La silla Embody ha sido diseñada para incentivar la creatividad a partir del movimiento. El flujo de sangre y de oxígeno permiten que el cerebro se mantenga mucho más centrado y operativo. Gracias a la matriz dinámica de píxeles, las superficies del asiento y del respaldo se adaptan automáticamente a cada uno de los movimientos del usuario y distribuyen su peso de forma equitativa. Embody se ajusta a la forma del usuario y minimiza la presión al sentarse, lo que aumenta la circulación sanguínea. De esta forma, mejora el flujo de oxígeno y disminuye la frecuencia cardíaca.

Sayl. Koff.

Inspirado en los inicios de suspensión de los puentes, el diseñador suizo Yves Béhar ha creado esta silla con un respaldo sin marco que aprueba hacer una amplia variedad de movimientos mientras que, su material, mantiene fresco al usuario.

Ganadora del premio al Mejor Producto en Sillería del Año en 2011 entregado por Interior Design, esta silla tiene un impacto medio ambiental reducido, gracias a sus materiales 91% reciclables, el soporte se estira hasta la torre con forma de Y en el respaldo de la silla, del mismo modo que lo hacen los cables desde las torres de un puente de suspensión. La tensión es mayor en las áreas de transición, desde el área torácica hasta el área lumbar y entre el área lumbar y el sacro.

Caper. Koff.

Giratoria, con reclinación y altura ajustable, Caper ha sido diseñada para ocupar un espacio casual, trabajar en un escritorio, deslizarse o reclinarse. Su diseñador, Jeff Weber del Studio Weber + Associates, asegura que el alto nivel de rendimiento y comodidad de esta silla está relacionado al uso de suministros comunes, hasta 95% reciclables, de maneras novedosas.

Con un toque de color, el asiento y el respaldo de polipropileno de la silla se hallan diseñados para dar comodidad y flexibilidad. Los orificios en el material permiten que el cuerpo respire, la humedad y el calor se disipen, y los usuarios se mantengan frescos.

Setu. Koff.

El mundo que nos rodea ha dado forma a los contornos y al rendimiento de esta silla diseñada por Studio 7. 5. La versatilidad de su “Kinematic Spine” extiende el concepto de Setu a la gama completa de la línea para dar apoyo a toda la variedad de posturas que adapta el cuerpo humano durante el trabajo. sillas operativas Este sistema utiliza dos tipos de polipropileno para controlar la aguante y soportar el peso cuando el usuario se reclina.

El material elastomérico de Lyris 2 conforma el asiento y el respaldo de Setu en una sola pieza de alta precisión, un elemento más estructural que textil. La suspensión tejida, ventilada y flexible se adapta a los huesos isquiones y aporta confort y ventilación.

Keyn. Koff.

Conscientes de que las personas se mueven constantemente en las reuniones, se inclinan y se estiran hasta 57 veces por hora, el estudio británico Forpeople ha diseñado una silla que responda a esos movimientos. Esta familia de sillas ha sido pensada para salas de reunión y de visita, así como para sitios colaborativos.

Estos modelos combinan una variedad de bases, carcasas, brazos y tapizado del asiento, para lograr una estética versatil. Las sillas de 4 patas son fácilmente apilables cuando no se hallan en uso, mientras que la opción de pata estrella, tiene un pivote de “vuelta al centro” que asegura que los lugares para reuniones todo el tiempo se vean bien, incluso cuando están vacíos.

Por si hubiese alguna duda de que nosotros solo hacemos recomendaciones con conocimiento de causa. Muy pronto os dejaremos un enlace con el Tour 3D por nuestras oficinas, en el que veréis la combinación de sillería: Aeron + Sayl + Keyn.

Detalles finales

Una silla de oficina dura más o menos 10 años. Y después la podrás vender por el 25% de la inversión inicial (algo a tener sumamente en cuenta). Comprar una silla de segunda mano puede ahorrar incluso el 30% del precio. De hecho, comprar la silla de oficina en el mercado de segunda mano igualmente puede llegar a ser una opción. Una silla con 3 años está prácticamente nueva y puedes tener un ahorro del 25%-30% sobre el PVP. Y también podemos encontrar casos en donde la compañía comercializadora de sillas ofrece garantías a largo plazo, que permiten amortizar al máximo el costo de las sillas. Y, por último, por si todavía tienes dudas... aquí contamos con el argumento absoluto.